Band of Guardsmen

Ataque a la refineria (Sesion 4 por Fyodor)

El bar estaba particularmente lleno esa noche. El aire estaba cargado con el familiar olor a sangre y putrefaccion, y sobre eso una cantidad generosa de alcohol, vomito y orina.
Parado sobre una mesa, el viejo ratling luchaba por mantener sus proporciones generosas en equilibrio y hacerse escuchar por encima del bullicio de la taberna.

“Hermanos soldados, sirvanme otro trago y escucharan lo que voy a narrarles, pues todavia les puede contar una u otra cosa sobre el glorioso combate de la refineria.”

Un sucio vaso fue pasandose de mano en mano, su contenido desparramandose sobre el piso pegajoso, hasta finalmente llegar hasta Fyodor.

“La noche era oscura en lo hondo de la jungla, a kilometros de cualquier refuerzo y esperando el inminente ataque orko.”

Los soldados mas cercanos, especialmente los mas jovenes, empezaron a prestar atencion a la voz rasposa y aguda del ratling ebrio.

“La refineria que era demasiado grande para cubrir eficientemente con nuestros numeros, las armas pesadas tenian municiones limitadas y no teniamos forma de conseguir informacion sobre el momento o la forma que las abominaciones xenos osarian atacar a esta refineria que por derecho divino pertenece a los sirvientes de El Dios Emperador.
Sin embargo, el buen soldado cuida su rifle tan bien como cuida sus pensamientos, y sin dejarnos amedrentar reforzamos nuestras defensas y mantuvimos vigilia permanente.”

El bar ya estaba casi completamente en silencio, a excepcion del ocasional grito de aprobacion. El viejo ratling sonreia por dentro, pensando en los tragos que iba a recibir en el futuro, mientras mantenia una pausa dramatica con el semblante serio, la mirada perdida en el infinito.

“Finalmente llegaron. Las abominaciones xeno intentaron burlarse de nuestra inteligencia mandando un ataque falso, pero adivinamos sus intenciones al instante y mantuvimos nuestras posiciones.
Los brutos finalmente soltaron el grueso de su ataque, una ola verde de destruccion, Habian orkos de todos los tamaños, con todas las armas posibiles: armas pesadas, lanzallamas, rifles y hasta dos vehiculos de asalto con lanzamisiles. Ademas de superarnos en armamento, nos superaban en numero, ya que eran aproximadamente treinta contra nuestros nueve soldados.
En pocos segundos destruyeron una de las paredes de la refineria y empezaron a entrar de a docenas.”

Una nueva pausa dramatica. A pocos metros del ratling, unos reclutas jovenes le colocaron en la mano otro trago, y una porcion de queso relativamente bien conservado. Simulando un quiebre de concentracion exasperado, el ratling continuo su relato con la boca llena de queso.

“¿¡Creen que eso nos detuvo?! ¿¡Creen que eso nos asusto?! ¡SOMOS GUARDSMAN DE LA GUARDIA IMPERIAL, Y LOS DESTRUIMOS A TODOS! ¡CON FUEGO, CON LASER, CON FURIA!”

Queso y cerveza volaban de la boca de Fyodor mientras el bar estallaba en vitoreos y gritos ebrios, suficientes para que el comisario estacionado en la puerta entre a calmar el descontrol.
Las celebraciones continuaron sin embargo, hasta el punto que Fyodor pudo terminar con una indigestion y una resaca propia de un buena noche como las de Ornsworld.

Comments

Genial, excelente, me encantó :D

Mite

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.